¿Qué puedo esperar de un retiro de silencio y meditación?

Lo primero que puedes esperar de un retiro de estas características es, obviamente, silencio.

Pero no será este un silencio cualquiera. Será un silencio consciente, un silencio que invita al recogimiento, a la conexión íntima con uno mismo. Un silencio elegido. Un silencio amable. Un descanso para una parte de nosotros mismos, esencial, a la que, quizás, nunca hemos tenido muy en cuenta en este mundo ajetreado en el que vivimos.

Tras el retiro, quizás -e idealmente- nos llevemos ese silencio con nosotros. Entonces, descubriremos que el silencio siempre estuvo ahí, que en realidad era interno pero que nunca nos habíamos parado a escucharlo, que nunca habíamos sentido que habitaba aquí, adentro.

¿Y las meditaciones, cómo serán?

Fundamentales dentro de esta vivencia, pues posibilitarán el contacto con espacios internos altamente transformativos. Pero, sobre todo, serán amables. Un retiro de estas características goza ya, tan solo por la experiencia del silencio, de una gran profundidad.