Yo soy. Yo sufro.

Todo aquello que añadamos después de la estructura “Yo soy”, si nos identificamos con ello, nos conduce inevitablemente al sufrimiento.

Dos ejemplos superficiales…

Yo soy deportista. A priori, parece una expresión sin mayor carga: sencillamente, hago deporte. Ahora bien, si me identifico con eso, si ese ser deportista me define, si creo que el deporte es bueno porque es saludable, porque los deportistas aguantan más en la cama, porque mis amigos también son deportistas… entonces, cuando me lesione, comenzaré a sufrir. Al dolor de la lesión, se unirá el sufrimiento de no poder hacer algo con lo que me identifico: “si yo soy deportista, pero ahora resulta que no puedo hacer deporte, ¿quién soy yo ahora?”

Yo soy atractivo. Así que, a medida que me hago mayor y pierdo lo que yo considero belleza física, comienzo a sufrir. Dedico más horas al gimnasio, más dinero en cremas… pero todo sigue su curso, me hago mayor y me veo a mí mismo cada vez peor. Aquello sobre lo que he construido gran parte de mi personalidad -mi belleza física- me hace sufrir. Y no sé qué puedo hacer.

Y un ejemplo más profundo…

Yo soy Yeray. Y cuanto más me identifique con lo que quiera que yo haya decidido que eso significa, más rígido seré y más me costará descubrir y transformar aspectos de mí mismo que me hacen sufrir.

Y una invitación práctica…

Prueba, por un instante, a dar un paso atrás. Quédate, solo durante un minuto, en Yo soy. Sin añadir nada más. Respira ese Yo soy y observa a ver qué ocurre.

Luego, suelta el Yo de la ecuación. Vuelve a respirar, durante otro minuto. Pero esta vez, quédate únicamente con esto: Soy. Y observa a ver qué ocurre.

Por último, suelta también la palabra Soy. Tan solo .

Es muy interesante descubrir cuáles son nuestros “Yo soy…” preferidos. Si somos conscientes de ellos, al menos, podremos decidir no creérnoslos demasiado. Y, así, podremos aspirar a un tipo de libertad distinta de aquella a la que acostumbramos: podremos aspirar a ser libres de nosotros mismos.

Imagen realizada por annais


Una respuesta a “Yo soy. Yo sufro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s